¿Que si estamos emocionados por The Disaster Artist? Claro. Principalmente porque parece la Ed Wood de nuestra generación, y si Tim Burton arañó el tope de su filmografía con la historia del peor director de cine de todos los tiempos, ¿qué no se puede lograr con una re-imaginación de la grabación de The Room?

Pero la razón principal está en la existencia misma de The Room, una película llena de tanta entrega y pasión por parte de Tommy Wiseau, que queda suspendida en la delgada línea que separa la genialidad de la tragedia. ¿Qué otro filme nos ha dado momentos parecidos a aquel de donde proviene el mítico “Oh, Hai Doggy!”?

¿O el “I did not hit her! I DID NAAAHT!”?

¿Quién quiere un Oscar?

James Franco dirige y protagoniza, con A24 como distribuidora (un indicio de que la película podría participar en la temporada de premios, de ser bien recibida). Su fecha de estreno está pautada para el 1 de Diciembre.

Esta posible carrera hacia el Oscar resulta irónica porque, en principio, The Room fue pensada como candidata de premios, tal como el mismo Franco afirmó en una entrevista con Vanity Fair en el Festival de Cine de Toronto:

Con esto, Tommy estaba intentando hacer una película ganadora de premios, y se siente. De hecho, la mantuvo en cines cuando estrenó por dos semanas para que calificara al Oscar. Así que eso te muestra como se sentía sobre esta película.

Dense el gusto: