Menos bombástico y más experimental que de costumbre, Zimmer aporta su huella a Blade Runner 2049 sin desligarse por completo de las texturas de Vangelis.

Mañana estrena la nueva Blade Runner, el evento cinematográfico de ciencia-ficción del año (lo sentimos, Star Wars). Es un “evento” por varias razones: primero, es un guion original, por lo menos en el sentido amplio del término; es una secuela, sí, cuya primera parte se basa en un libro de Philip K. Dick, ajá. Pero es una expansión de esas bases, y no un reboot, o remake, y bastante claro ha quedado con los eslabones que conectan ambas historias que la productora ha estrenado en las pasadas semanas.

Segundo, produce Ridley Scott, quien dirigió en su momento la primera película, ahora considerada de culto y la mayor representante de la estética ciberpunk.

Tercero, el director de 2049 es Denis Villeneuve, quien el año pasado nos regaló esa joyita llamada Arrival.

En un mundo sin Jóhann Jóhannsson

Jóhann Jóhannsson compuso la música de la mayoría de las últimas películas de Villeneuve (Prisoners, Sicario y Arrival) y estuvo trabajando en Blade Runner 2049 hasta el mes de septiembre, cuando fue reemplazado por Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch. Por clausulas del contrato, el compositor no pudo comentar nada respecto a la separación, pero Villeneuve dio una explicación la semana pasada (vía Indiewire):

Lo que voy a decir es que hacer películas es un laboratorio. Es un proceso artístico. No puedes planear cosas. Jóhann Jóhannsson es uno de mis compositores favoritos hoy en día. Es un artista muy fuerte. Pero la película necesitaba algo diferente, y necesitaba volver a algo más cercano a Vangelis. Jóhan y yo decidimos que tendría que ir en otra dirección – eso es lo que voy a decir.

Blade Runner 2049 llega a las salas mañana, y está protagonizada por Ryan Gosling, Harrison Ford y Jared Leto. Oye el soundtrack a continuación: