Era cuestión de tiempo para que Rostam Batmanglij, ex integrante y productor de la banda neoyorkina Vampire Weekend, sacara a luz un proyecto musical con la clase que nos tenía acostumbrados en el que fue su hogar unos cuantos años, y donde produjo los 3 discos que conforman la corta, pero fructífera actividad, de los Weekend.

Rostam es el ni tan seudónimo con el que se le conoce ahora a este músico, que sorpresivamente ilusionaba a los tantos que esperábamos eso que ya tenía tiempo cocinando. Ese algo se llama Half-Light.

Half-Light reúne BASTANTE de Vampire Weekend y no es para menos; no es algo inesperado. Es palpable hoy en día que Batmanglij era el cerebro de la banda. El enfoque artístico en Half-Light, en el sentido literal de la palabra, es alucinante; la solidez que se puede oír en la producción es una de esas que merece pasar por caja y comprar el disco en vinilo y apreciarlo como obra artesana.

Hablando de artesanía, una de las vertientes del disco es que reúne un poco de todo, desde sonidos clásicos de hoy en día en la música pop moderna, a sonidos del medio oriente en los que se puede oír sitar, darbukas y kaman, este último es una especie de violín. La implementación de todos estos sonidos se aprecia más en la canción Wood, que, si hubiera que etiquetarla, vendría siendo un pop barroco.

Half-Light es un disco que no puede pasar desapercibido y que hoy es candidato firme a entrar en el top 5 de los discos del año de Animal Dubai.