El director austríaco revisa y comenta una escena de La pianiste para explicar una de sus más destacadas preferencias estéticas.

Con motivo de la re-edición de La pianiste en la Colección Criterion, Michael Haneke habla sobre las ventajas de utilizar tomas largas y los desafíos de concebir una de las escenas más brutales de su película:

Si bien, el ejemplo anterior consiste en un plano secuencia, aplica también a las tomas largas, más abundantes en su filmografía (estas últimas solo cubren una porción de la escena, y no su totalidad).

Sobre esto afirma:

Hay varias ventajas. Primero, no estás manipulando el marco de tiempo. Es en tiempo real. En una película, constantemente estás manipulando todo, pero al menos puedes eliminar este tipo de manipulación.

Destaca que hacer tomas largas es menos agotador para los actores, sirve para mantener la tensión, y son más satisfactorias estéticamente hablando. Además, añade que representan un reto, o una “apuesta” consigo mismo.

Un final feliz

Michal Haneje estuvo en Cannes con Happy End, un filme sobre una familia burguesa y el drama de los refugiados. La protagonizan Isabelle Huppert, Jean-Louis Trintignant y Mathieu Kassovitz. Es la seleccionada por Austria para los Oscar 2018.

El tráiler: