30. Fever Ray: Plunge

Hay algo de Karin Dreijer (conocida como Fever Ray, antigua integrante de The Knife) que todavía se siente decididamente underground, a pesar de todos sus años de carrera. A lo mejor es su energía maniática y radical, enfocada en el cuerpo y el amor en Plunge, su segundo álbum como solista, una obra de beats agresivos y letras como “I want to run my fingers up your pussy”. No sabíamos cuánta falta nos hacías.

Recomendadas: A Part Of Us, To the moon and back, Plunge.

29. Queens of the Stone Age: Villains

Un disco con una producción de 10 como ya nos tienen acostumbrados. Este nuevo Villains, a comparación de los últimos dos trabajos de la banda, está hecho para bailar. El disco se hace muy ameno ya que cuenta con solo 9 temas en su edición standard con una duración promedio de 3 minutos y medio por canción.

Recomendadas: Feet Don’t Fail Me, The Way You Used to Do, Un-reborn Again, Villains of Circumstance.

28. Japanese Breakfast: Soft Sounds from Another Planet

Hay en las melodías de Michelle Zauner un gusto palpable por el indie rock, el shoegaze, el electropop, y la melancolía. A pesar de referenciar la vida en la tierra a través de sus letras, la perspectiva es distante, tal como indica el nombre de la placa, y por ende hay una sensación general de asombro y perplejidad ante las historias que narra. A veces puede sonar repetitivo, pero nunca por ello menos interesante.

Recomendadas: Diving Woman, Machinist, Boyish, The Body Is A Blade.

27. Grizzly Bear: Painted Ruins

Painted Ruins probablemente sea el disco más loco del año, de lejos. El art rock que nos presentan los de Brooklyn es muy distinto a lo que estamos acostumbrados. Es un viaje total; se alejan del “tener que gustar” y materializan una obra psicodélica. Es el álbum más arriesgado de la banda; hicieron lo que le dio la gana, en el buen sentido.

Recomendadas: Mourning Sound, Sky Took Hold, Losing All Sense, Three Rings.

26. Johnny Jewel: Windswept

En la eterna espera del Dear Tommy de Chromatics, Johnny Jewel nos regala un álbum donde se incluye su música para el revival de Twin Peaks y sus contribuciones musicales para el sello Italians Do It Better, junto a Glass Candy, Desire, Symmetry y Chromatics. En su mayoría, se trata de un producto con un sonido saturado de sintetizadores, con melodías melancólicas y, hasta cierto punto, siniestras, tal como el misterioso show de David Lynch.

Recomendadas: Windswept, Missing Pages, The Crimson Kids.

25. Paramore: After Laughter

Puede que After Laughter sea el disco más divertido y colorido de la banda hasta ahora. Con un rebosante de sonidos de distintas eras, Paramore nos trae una producción sólida que trae como particularidad el retorno a la banda de uno de sus miembros fundadores, Zac Farro.

Recomendadas: Rose-Colored Boy, Told You So, Forgiveness, 26, Pool.

24. Mount Eerie: A Crow Looked at Me

Phil Elvrum relata en su último álbum la experiencia de perder a su esposa, la artista de animación Geneviève Castrée, en el 2016. Con poco más que una guitarra y un fraseo de palabras que a veces se va de tempo, A Crow Looked at Me es una producción muy personal que se desenvuelve como un melancólico cuento de hadas, minado por visiones y sueños.

Recomendadas: Seaweed, Ravens, Forest Fire, Emptiness, Pt. 2.

23. Lorde: Melodrama

Cuatro años tuvimos que esperar para oír lo que estuvo cocinando la cantante neozelandesa de 21 años Ella Marija Lani Yelich-O’Connor, o como se le conoce comúnmente, Lorde. Melodrama es un disco serio adaptado a los sonidos de la actualidad. Como es común con este tipo de artistas, el álbum está producido de una manera impecable que supo darle el protagonismo necesario a lo que nos cuenta la joven cantante.

Recomendadas: Green Light, The Louvre, Hard Feelings / Loveless.

22. Bing & Ruth: No Home of the Mind

No Home of the Mind tiene un poco de las estructuras repetitivas de Philip Glass y también su gusto por lo clásico, inclusive de conservatorio. No obstante, es un álbum donde David Moore y su orquesta encuentran un balance meditativo entre el minimalismo y la creación progresiva de ambientes electrónicos, un enfoque emocional que remite a Max Richter.

Recomendadas: Starwood Choker, The How of it Sped.

21. Alt-J: RELAXER

Alt-J vive un karma desde el 2012, año en que lanzaron su magistal An Awesome Wave y tuvo rendido el mundo a sus pies. Lamentablemente, la banda no pudo siquiera rozar la calidad de composición con el This is All Yours del 2014. RELAXER parece contar con otra fórmula: no se nota ese esfuerzo por querer alcanzar la cima que alguna vez tuvieron, y eso se aprecia bastante. Sonoramente, RELAXER pareciera más como una continuación de An Awesome Wave.

Recomendadas: 3WW, House of the Rising Sun, Adeline, Pleader, Last Year.

20. Thundercat: Drunk

Funk, jazz, R&B, punk y Dragon Ball son algunos de los ingredientes que conforman el último pastiche musical de Thundercat, y lo decimos con todo el gusto del mundo. Hay en todas sus influencias un humor tremendo que contribuye a que los temas no se tomen nunca demasiado en serio a sí mismos; esto se traduce en una propuesta desinhibida que no teme experimentar, ni ser juzgada. Por algo el nombre del álbum es Drunk.

 Recomendadas: Captain Stupido, A Fan’s Mail (Tron Song Suite II), Show You The Way, Them Changes.

19. Curtis Harding: Face Your Fear

A diferencia de Soul Power, el anterior trabajo del músico de Michigan Curtis Harding, esta vez nos trae un Face Your Fear más enfocado en el vintage soul de los 60, alejándose un poco del modern soul, un género delicado de trabajar debido a que tiene dueño. Amy Winehouse. Una sublime pieza compuesta de 11 temas.

Recomendadas: Wednesday Morning Atonement, Face Your Fear, Need Your Love, Ghost of You.

18. Hans Zimmer y Benjamin Wallfish: Blade Runner 2049

Desde la secuencia inicial de créditos hasta la confrontación a orillas del mar, los paisajes que Hans Zimmer y Benjamin Wallfish construyen para Blade Runner 2049 se sienten como una evolución natural al trabajo de Vangelis. Y aunque son incomparables, conviven dentro de un mismo universo, cada uno con sus propias formas.

Recomendadas: 2049, Wallace, Sea Wall, Tears in the Rain.

17. Wolf Alice: Visions of a Life

La evolución de Wolf Alice es de estudio; el añadido experimental y de ambient en este nuevo disco encaja perfectamente en este gran rompecabezas que intenta construir la banda. Con My Love is Cool y ahora Visions of a Life tenemos dos piezas fundamentales en el porvenir de los londinenses liderados por la bella Ellie Rowsell.

Recomendadas: Heavenward, Yuk Foo, Planet Hunter, Don’t Delete The Kisses.

16. Stranger Things 2: Music from the Netflix Original Series

Uña y mugre. Si hablamos del rotundo éxito que tuvo esta temporada de Stranger Things, es utópico no darle mérito al fantástico soundtrack que le acompaña en esta ocasión, y, nuevamente, juega un rol imprescindible en el desenvolvimiento de la serie. Su composición estuvo a cargo de Kyle Dixon y Michael Stein de la banda Survive, tal como la anterior temporada. Dos genios de la música Sci-Fi que parecieran no tener techo y que se reinventan una y otra vez.

Recomendadas: Eulogy, Scars, The First Lie, Choices, Crib, We Go Out Tonight.

15. Foster the People: Sacred Hearts Club

Tal como lo reseñamos en este post, Sacred Hearts Club sirve como aire fresco tanto para la banda como para los que gustan de ella. A diferencia de los últimos dos trabajos, sobre todo a diferencia de la decepción que fue Supermodel, Sacred Hearts Club tiene un sonido que no le da pena sonar Pop.

Recomendadas: Pay The Man, Doing It For The Money, I Love my Friends, III.

14. Arcade Fire: Everything Now

Aunque Everything Now no tiene la misma intensidad narrativa que Reflektor o la emoción de Funeral, sigue siendo un álbum muy divertido de oír. Y puede que “divertido” no sea un atributo muy respetado entre lo que se espera de una de las bandas independientes más exitosas de los últimos años, pero quizá su poca pretenciosidad convierta a este álbum en un respiro de aire fresco, fácil de digerir, que por tanto se agradezca. Se cae por un par de temas sosos en el medio, pero los buenos son tan pegajosos que es difícil no ser condescendiente.

 Recomendadas: Everything Now, Signs of Life, Electric Blue, Put Your Money on Me.

13. Arca: Arca

Arca se ha hecho un lugar en la industria como un artista conceptual, y nunca había sido tan conciso como en su tercer álbum. Las estructuras se suavizan y las melodías son más fáciles de seguir gracias al añadido de su voz, y esta aproximación ayuda a descubrir una capa emocional más íntima y sincera.

 Recomendadas: Piel, Anoche, Reverie, Desafío.

12. Rostam: Half-Light

Otro disco del que tuvimos la oportunidad de hablar. Half-Light es el primer trabajo de Rostam como solista (anteriormente formó parte de Vampire Weekend, del que también fue productor de sus 3 discos). No fue sorpresa descubrir la magnitud de la producción en este discazo que reúne un poco del art-pop, indie y sonidos barrocos. Una carrera musical que hay que empezar a seguir desde ya.

Recomendadas: Bike Dream, Wood, Thatch Snow, Gwan, Never Going to Catch Me.

11. Ryuichi Sakamoto: async

En junio de 2014, el gran compositor japonés Ryuichi Sakamoto fue diagnosticado con cáncer de garganta y se sometió a varios tratamientos de radiología para combatirlo. El resultado de la experiencia es async, un compendio de temas que exploran el sentido de la mortalidad desde una perspectiva tranquila y reconciliadora: pareciera que sus sonidos, lejos de evocar desgracias, sanan, a pesar de que a veces sucumben a la resignación.

Recomendadas: andata, solari, fullmoon.

10. Lana Del Rey: Lust for Life

Tan solo dos años pasaron desde que tuvimos ese soso Honeymoon de Lana del Rey del que muy poco se habló. La tradición de un álbum cada dos años sigue cumpliéndose al pie de la letra, una cuestión de marketing que ha sabido hacerse de muy buena manera por parte de Polydor (la disquera) y la cantante. Lust for Life es un disco sólido en todo el espectro sonoro y tiene ciertos momentos en los que salta al R&B, pero sin perder el concepto vintage que tanto se espera en los trabajos de Lana. Esto es muy difícil de lograr.

Recomendadas: Love, Lust for Life, Cherry, Beautiful People, Beautiful Problems, Tomorrow Never Came.

9. The xx: I See You

 Jamie xx es un monstruo… Sí.

Este nuevo disco de The xx trae un poco de todo. Tiene la particularidad de ser muy bailable, a diferencia de su anterior Coexist. Otro detalle importante que puede dar un poco de miedo es lo mucho que tarda la banda en publicar nuevos trabajos, y revisando los años de publicaciones, vemos que puede que la vida activa de la banda no vaya a ser tan larga como quisiéramos. El protagonista de I See You es indudablemente Jamie xx; el alto añadido de beats y pistas es increíble. La espera valió la pena.

Recomendadas: Lips, Replica, I Dare You, On Hold, Brave for You.

8. Björk: Utopia

Cada álbum nuevo de Bjork es una respuesta inmediata al que lo precede, y Utopia no es la excepción. Siendo la antítesis de Vulnicura, cuya tensión se reflejaba a través de las cuerdas y arcos, en Utopia hay arpas, flautas, y sonidos de aves. Es un álbum bellísimo, pero que tarda un poco en calar no porque resulte complicado de oír (es, de hecho, su más accesible desde Vespertine), sino porque ofrece muchas impresiones a la vez; no exige comprensión, sino memoria.

Recomendadas: The Gate, Utopia, Courtship, Losss, Tabula Rasa.

7. Courtney Barnett & Kurt Vile: Lotta Sea Lice

Una dulce colaboración de estos palazos de músicos, así es como podríamos definir este Lotta Sea Lice; disco que mitad está escrito por Barnett y la otra mitad por Vile, lo que lo hace una producción justa tanto para los músicos como para los que son más fans de uno o de otro. Tiene una estructura indie y folk que esperamos sea el principio de mucho otros trabajos que puedan venir.

Recomendadas: Over Everything, Let it Go, Continental Breakfast, On Script, Blue Cheese.

6. Goldfrapp: Silver Eye

Lo último de Goldfrapp deja de lado la folktronica y regresa al synth-pop con un conjunto de temas rebosantes de vitalidad. Es un disco que retoma el sonido dance de Supernature y Black Cherry, pero que también juguetea con atmósferas oscuras y evocadoras, donde se siente la mano de The Haxan Cloak como productor. Es una síntesis de dos vertientes donde a veces pareciera que Alison Goldfrapp desafía a la Kate Bush de la era Hounds of Love.

 Recomendadas: Tigerman, Faux Suede Drifter, Zodiac Black, Beast That Never Was.

5. The National: Sleep Well Beast

The National es otra banda que quiso dar un paso al costado de la corriente rockera e irse por la vertiente del indie y la experimentación. Sleep Well Beast cumple en su totalidad como un disco conceptual de experiencias. ¿A que nos referimos con esto? Da la impresión de que cada canción es un episodio de una serie, de un evento pasajero en nuestra vida o hasta de traumas. El sentimiento que hay en este disco es increíble, y pocas veces hemos podido sentirlo en otras producciones; el respeto que se le tuvo al concepto del álbum es de admirar y de inspirar futuros trabajos.

Recomendadas: Nobody Else Will be There, I’ll Still Destroy You, Turtleneck, Walk it Back, The System Only Dreams in Total Darkness.

4. Slowdive: Slowdive

Veintidós años pasaron entre el tercer y cuarto álbum de Slowdive. Uno pensaría que el reencuentro serviría para revivir la nostalgia de los noventa y mirar más hacia atrás que hacia adelante, pero el último trabajo de la banda se siente contemporáneo y enérgico; un regalo para los fanáticos de las películas de Gregg Araki y el shoegaze.

Recomendadas: Slowmo, Don’t Know Why, Sugar for the Pill, Falling Ashes.

3. Father John Misty: Pure Comedy

Josh Tillman tiene que ser considerado uno de los mejores poetas anglosajones que hay hoy día. Pure Comedy como obra puede entrar en la etiqueta de ópera musical no solo por el aspecto “musical” del mismo, sino por la manera en que Tillman te cuenta lo que sucede en cada una de las 13 canciones que conforman este álbum de pop barroco y folk orquestal.

Recomendadas: Ballad of the Dying Man, Pure Comedy, Total Entertainment Forever, Leaving LA.

2. William Basinski: A Shadow in Time

Hay álbumes que crean texturas sonoras tan intensas que es inevitable no sentirse envuelto en un viaje hacia una tierra muy lejana. En el caso de A Shadow in Time, es la tierra de las memorias, que se representan como sonidos repetitivos que se desgastan progresivamente. Casi como un epílogo a The Disintegration Loops, Basinski y sus sintetizadores consiguen una atmósfera fantasmagórica llena de capas y matices que no se olvida con facilidad, porque se reinterpreta en comunión con quien oye: es el tipo de música que habla más de uno mismo que del artista que la crea.

Recomendadas: For David Robert Jones, A Shadow in Time.

1. The War On Drugs: A Deeper Understanding

Hace unos meses le dimos su merecida reseña en este portal y que puedes leer dándole click aquíA Deeper Understanding es el complejo resultado que deja trabajar duro y siempre buscar mejorar, ya que Lost in the Dream parecía ser una obra difícil de superar. Parecía. El disco, románticamente hablando, es amor puro, se siente humano y es una fiel narración de sentimientos en que la voz de Granduciel seduce, tal como lo hizo en el trabajo anterior de la banda. Este disco es el mejor del año por solidez, concepto y sentimiento. Reúne sin duda un poco de lo que hace grande a cada uno de los discos minuciosamente reseñados en esta lista.

Recomendadas: Pain, Strangest Thing, Thinking of a Place, Up All Night, In Chains.

El equipo de Animal Dubai les desea un fantástico año 2018 🙂